• Belmonte Cine Arte

Crónica. Incendio en la nieve, de Marisol Sales Giménez

En el colegio o la universidad, en todas las enseñanzas que la vida en toda su amplitud nos plantea a lo largo y ancho de los años, nos conformamos, con mayor o menor rebeldía, en dar por sentadas muchas de las cosas que ante nuestros ojos se presentan como una certeza absoluta que no permite discusión alguna.


Todo lo que día a día nos esforzamos por construir, las metas que, esfuerzo tras esfuerzo, peleamos por conseguir, los derechos y deberes que, hora tras hora, nos comprometemos a defender, quizás no sean más que una cortina de humo tras la que un mundo diferente, más libre, más amplio, se oculta a nuestra vista y que no estamos dispuestos a descubrir.


¿Qué harías si tras la vida que otros se han empeñado en imponerte existiese otra, más allá del muro, donde otros límites, otras reglas nos presentan un mundo diferente, contrario al que hasta ahora hemos vivido?

¿Te atreverías a saltar el muro?

¿Lo harías a ciegas, por amor?





Pues esta es la historia que hoy pongo ante vosotros. Una de esas novelas post-apocalípticas que nos hacen replantearnos muchas de las obviedades que reinan en nuestras vidas. Un mundo dividido por dos formas distintas de ver la sociedad, de dirigirla y de vivirla. Todo ello como fondo de una historia de amor propia de Shakespeare, en la que nuestro Romeo y nuestra Julieta son tan opuestos que podrían morir si llegan a tocarse.


Tras debutar muy joven en la literatura con “Las Crónicas del Ángel” –cuatrilogía editada por Bohodón Ediciones- y participar en varios textos infantiles, la autora, Marisol Sales Giménez, nos sorprende con su nueva novela, “Incendio en la nieve”, publicada por Algar Editorial, en la que explora, sin límites y a tumba abierta, qué pasaría si la sociedad se dividiese en dos mundos en constante conflicto y tan diferentes que la guerra entre ambos fuese tan inminente como innecesaria.


Para nuestra protagonista, Shailene, el deber y el respeto por su familia y su sociedad son más importantes que cualquier otra cosa. Incluso más que ella misma. El sentido del sacrificio y la responsabilidad con la que ha sido educada pondrá un muro incluso más alto que el que divide ambos mundos para impedir que su corazón gane la batalla por dirigir una vida condenada desde su nacimiento.


Por supuesto, y como en toda novela romántica que se digne, Shailene no piensa en nada diferente a lo que ha conocido hasta que el amor romántico y verdadero se cruza en su vida. El lema que ha conducido toda su existencia, “confianza, orden, lealtad y tolerancia” queda ensombrecido cuando un encuentro fortuito hará que los cimientos de su mundo se tambaleen como nunca antes había sucedido, abriendo ante sus ojos un camino distinto al que para ella su sociedad había dibujado.


Es esta una historia que nos hará reflexionar sobre todo tipo de cuestiones: desde el control político y mediático de la sociedad en la que vivimos, transitando por el descubrimiento de la naturaleza que ante nuestros ojos parece invisible, y terminando, velados entre tinieblas, con temas tan duros como la violencia machista, el odio racial, la homofobia o la prostitución.


Pero sobre todo debemos quedarnos, como en todas las historias que leemos, con el lado positiva. Las enseñanzas. La moraleja. La parte que nos hace pensar que el mundo tiene remedio, que hay esperanza para todos nosotros, que somos dignos del planeta en el que vivimos y que aún estamos a tiempo de cambiar, de ser mejores, de convertirnos en algo más.


La libertad, la diversidad y el amor son las piedras angulares sobre las que gira esta historia distópica que se sitúa muchos años después de que el mundo, tal y como lo conocemos, haya desaparecido, pero que aborda temas tan actuales que parece que la aventuras a las que se enfrentará nuestra pareja de protagonistas, Shailene y Aidan, no son más que la continuación de los defectos que hoy en día cometemos a diario, a sabiendas y sin ningún propósito de enmienda.


Una novela que nos invita a reflexionar sobre qué hay más allá de los límites que rigen nuestra sociedad. Qué sucedería si la libertad fuese más grande que el deber, si el amor fuese más importante que la obligación.

¿Nuestra vida sería mejor?

¿O quizás no?


Autor: Samuel Camacho