• Sandro H. Ortiz

Dicotomía

Insólita aventura ilusoria

la de encontrarme pensándote como antes.

A sabiendas de que no volveremos a ser lo que éramos.


Porque tú y yo siempre fuimos nada.


Pudo ser la nostalgia de recordar

sentimientos cálidos y agradables,

transmitiendo una paz irreal y ajena.

Pudo ser mi corazón,

orgulloso hidalgo inexpresivo.

Pudo ser tu voz,

inundándome la estrechez de estas cuatro paredes

que me protegen del mundo.


Fuimos tantas cosas y ninguna a la vez.

Un excepcional cualquiera.

Plenitud y vacío,

recuerdo y olvido.


El inicio del fin

y el final de nuestra historia.


Te extraño y no te extraño.

Extraño como me hacías sentir

pero no te extraño a ti, la persona.

Extraño tu esencia

mas no extraño tu presencia en mi vida.

Extraño sentir.

Extraño extrañar.

Soga.